Aquél día comenzaba uno de los días más luctuosos y largos que hemos vivido los argentinos. Ese día terminó el 10 de Diciembre de 1983 cuando los argentinos recuperamos definitivamente a la democracia de la mano del Dr. Raúl Alfonsín.

 

La Unión Cívica Radical ha luchado siempre por la libertad, la igualdad, la justicia y la paz para resolver los conflictos sociales y llevar dignidad al pueblo argentino. Prueba de ello fueron por lo menos tres hechos fundamentales de aquél gobierno que hoy queremos recordar, la derogación de Ley de Autoanmistía de los militares para que no se los juzgue, la creación de la CONADEP y el Juzgamiento a los máximos responsables del golpe militar, hecho inédito en el mundo.

 

Hoy creemos que los Derechos Humanos se deben garantizar y extender a todos los habitantes de nuestro país. Por ello se hace necesario brindar las posibilidades de accesibilidad a todos y terminar con las injusticias presentes.

 

El futuro se nos presenta allí tendido, somos los argentinos quienes debemos ponernos objetivos sustentables moral y éticamente, para erradicar los males del siglo pasado, pero que aún perduran en nuestra sociedad, como son el autoritarismo, la intolerancia, la corrupción, la pobreza, la marginalidad e injusticia en sus diferentes formas.

 

El Comité de Campana, quiere ponerse a disposición de un movimiento que posibilite construir una ciudad, una provincia y un país con valores, que nos depositen a vivir en una sociedad justa y libre, impidiendo que unos pocos arrebaten la posibilidad de desarrollo de una nación.