La planta de nuestra ciudad ingresó en un “blackout” que se extenderá hasta el 8 de junio. Venía operando en muy bajo nivel y únicamente por compromisos del exterior contraídos antes de la pandemia.

 

Tenaris Siderca, una de las principales plantas industriales de nuestra ciudad, detuvo todos sus procesos industriales por un período que se extenderá hasta el 8 de junio, cuando la compañía, según trascendió, retomará sus actividades de forma moderada, modalidad operativa que sostendrá durante junio y los siguientes meses.

Este proceso en el que ha ingresado Tenaris Siderca se denomina “blackout” y se trata de un paro total de actividades motivado por diferentes factores en el marco de la crisis actual que ha disparado la pandemia de coronavirus y que ha impactado de lleno en la actividad petrolera tanto a nivel nacional como internacional.

Igualmente, la industria de la energía ya venía atravesando momentos de desaceleración desde fines del año pasado. Las disputas entre los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) por el precio del shale americano, la caída de actividad petrolera en Estados Unidos y Canadá y la baja actividad en Vaca Muerta en nuestro país ya habían afectado la demanda de productos de Tenaris.

Con ese cuadro previo, lo que sucedió posteriormente con la pandemia de coronavirus ha sido todavía más grave. En Argentina, por ejemplo, no se realizaron perforaciones de pozos petroleros en los últimos dos meses y, así, la planta industrial de nuestra ciudad tuvo el nivel más bajo de despachos de su historia al mercado local.

Además, las medidas de aislamiento generaron una fuerte reducción en la demanda de combustibles debido a la menor movilidad de la población, una situación que desencadenó una parálisis de la actividad en la mayor parte de los yacimientos y que la capacidad de almacenaje de petróleo crudo y combustibles refinados esté saturada.

En este contexto, Tenaris Siderca ha sufrido una caída de las ventas del 95%. Producto de ello tuvo un muy bajo nivel de operación, empujado únicamente por compromisos de clientes del exterior previos a la pandemia.

El nivel de pérdidas de Tenaris en el primer trimestre del año a nivel global fue récord: más 600 millones de dólares. En el informe correspondiente a dicha situación, difundido en abril, la compañía explicó: “La rápida disminución de la actividad económica y el colapso sin precedentes de la demanda global de petróleo como resultado de las medidas adoptadas para contener la propagación de la pandemia de COVID-19 en todo el mundo ha generado un colapso de los precios del petróleo igualmente sin precedentes debido al desequilibrio entre la producción, la capacidad de almacenamiento y la demanda. En este momento, no es posible determinar cuánto tiempo llevará hasta que la actividad económica y la demanda de petróleo y gas se recuperen y que la oferta y la demanda vuelvan a equilibrarse. En este contexto, las inversiones en exploración y producción de petróleo y gas se ven seriamente reducidas y no se prevé que se recuperarán en el corto plazo”.

Luego agregaba: “A fin de mitigar el impacto de las menores ventas previstas, estamos trabajando en un programa de redimensionamiento y contención de costos a nivel mundial para preservar las fuentes de financiamiento y la liquidez y mantener la continuidad de nuestras operaciones”. Y finalmente estimaba: “Para el segundo trimestre de 2020, prevemos una reducción sustancial en las ventas y los márgenes, en particular en el continente americano”.

En cuanto a los trabajadores de la planta industrial local, que se verán afectados por este paro total de actividades, continuarían contemplados dentro del acuerdo de suspensiones que la empresa firmó en diciembre con la Seccional Campana de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) en el contexto de la crisis de la industria de la energía que ya se había presentado a finales del año pasado.

Fuente:La Autentica Defensa