El entrenador argentino jugó al misterio con el once inicial para enfrentar a Venezuela. Elogió a Di María y a Dybala
Cuando parecía que la selección argentina tenía todo definido para enfrentar el martes (a las 20:30) a Venezuela, Jorge Sampaoli sorprendió con el equipo que paró en la práctica matutina en Ezeiza. El entrenador probó algunas variantes respecto de la formación que había utilizado en los entrenamientos posteriores al empate 0-0 con Uruguay en Montevideo del jueves pasado.
Aunque en principio se preveía que ingresarían Javier Mascherano, Éver Banega y Lautaro Acosta en lugar de Gabriel Mercado –suspendido–, Guido Pizarro y Marcos Acuña, este lunes Sampaoli paró un rato a Nicolás Pareja por Federico Fazio en la defensa y a Guido Pizzaro por Lucas Biglia en el medio.
“Mañana solo sirve ganar”, sentenció Sampaoli. “Es el único resultado que nos sirve”, insistió, e hizo hincapié en la necesidad de que el equipo sea más contundente que ante Uruguay y en la importancia de “ser un equipo extremadamente profundo”.
”Sería ideal (ganar los dos partidos de local que tiene la Selección), pero como están dadas las Eliminatorias, cada partido va a ser muy difícil de resolver. Eso no nos tiene que invadir, tenemos que tratar de que la necesidad no nos bloquee y nos haga rehén. Tenemos que tener la posibilidad de desarrollar el juego con mucha libertad y mucho ataque. Tenemos que saber manejar las situaciones favorables y desfavorables. Ganar los dos partidos de local nos dejaría muy bien parados de cara a la última fecha”, concluyó el de Casilda.