En el país, el 80 por ciento de los fallecidos por el nuevo coronavirus tiene más de 60 años por lo que es importante cumplir con el aislamiento físico y seguir las medidas de prevención.

 

Según el reporte sobre el nuevo coronavirus del Ministerio de Salud de la Nación, de los 8.809 casos confirmados al momento, el 11,4% son menores de 19 años, mientras que un 69,7% afectó a personas pertenecientes a la franja etaria de entre 20 y 60, y el 18,9 % corresponde a mayores de 60 años. La edad mediana de los fallecidos es de 75 años.

“Más del 80 por ciento de los fallecidos tiene 60 años, sobre todo más de 70, por lo que intensificamos la recomendación de extremar las precauciones y los cuidados, no solo desde lo individual sino también si convivimos con alguna persona que tenga alguna condición de riesgo”, solicitó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

La funcionaria explicó que más allá del número de casos nuevos diarios, que ayer fueron 438, es importante analizar las tendencias y las acciones se generan a nivel local a partir de los datos.

De los 438 casos que se sumaron ayer, el 51 % son de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el 35 % de la provincia de Buenos Aires. Las otras jurisdicciones que confirmaron casos el martes fueron Chaco, Córdoba, Río Negro, Mendoza y Santiago del Estero. “Esto demuestra la diferencia geográfica y epidemiológica y la importancia de que cada persona conozca la situación en donde vive para saber las recomendaciones y las medidas vigentes para poder seguirlas”, destacó Vizzotti.

En cuanto a la situación epidemiológica de COVID-19, el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, informó que son 8.809 los casos confirmados y 394 los fallecidos por lo que la tasa de letalidad es del 4,46 por ciento. Además hay 161 personas internadas en terapia intensiva y 2.933 recuperadas. La cantidad de test realizados por PCR son 112.370 y el porcentaje de positividad es de 9,43 por ciento.

COVID-19 y la población pediátrica

“El nuevo coronavirus puede afectar a los niños aunque se ha visto que en menor proporción que a los adultos, con cuadros leves e incluso formas asintomáticas. En un pequeño porcentaje puede presentar cuadros moderados o graves, en particular en lactantes pequeños o en aquellos con enfermedades de base”, explicó la jefa del Servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital de Pediatría Juan Garrahan, Rosa Bologna.

Desde el inicio de la pandemia, el establecimiento organizó la atención de manera separada entre pacientes con sospecha de COVID-19 y aquellos con enfermedades de base que son población de riesgo como las niñas y los niños con enfermedades hemato-oncológicas, pulmonares crónicas, cardíacas, neurológicas, inmunodeficiencias trasplantados. “Una parte muy importante de nuestras acciones fueron dirigidas a la protección de la población de riesgo, como así también a la capacitación y entrenamiento del personal de salud”, aseguró la infectóloga pediátrica.

A la fecha, el hospital evaluó 500 pacientes para el nuevo coronavirus, de los cuales 17 confirmaron la infección, 7 están internados y el resto recibió el alta o derivación.

Más allá de esta nueva enfermedad, Bologna remarcó la importancia de seguir los controles pediátricos, los tratamientos y la aplicación de las vacunas. “Sepan que si tienen un control de salud pautado, tienen permiso para salir”, indicó la especialista.