La Subsecretaría de Medio Ambiente reitera que, según Ordenanza Municipal, cada frentista debe poseer un canasto para disponer sus residuos domiciliarios.

 

 

El Municipio recuerda a los vecinos que está prohibido arrojar residuos en la vía pública como también quienes lo hagan recibirán severas multas.

 

La Subsecretaría de Medio Ambiente reiteró que, según Ordenanza Municipal, cada frentista debe poseer un canasto para disponer sus residuos domiciliarios.

 

Por lo tanto, se solicita al vecino no arrojar desechos en los parterres de la ciudad ni en la vía pública en general.

 

“Los residuos arrojados sin ningún tipo de contemplación son un problema que se repite a diario en nuestra ciudad, a pesar que desde el Municipio impulsamos campañas para concientizar sobre la importancia de disponer la basura en forma correcta para evitar focos de infección y mantener limpias las calles para evitar anegamientos”, señalaron desde Medio Ambiente.

 

Ante esta problemática, que afecta también la salud, se reitera el pedido a los vecinos de ser más responsables a la hora de disponer sus residuos domiciliarios.

 

Asimismo, se recuerda que los restos de pasto deben estar embolsados y dispuestos a una altura tal que su retiro sea más accesible, se evite el contacto con animales y se impida su dispersión en caso de lluvias.