El reclamo de cinco gremios, que realizaron asambleas para discutir la propuesta salarial del Ejecutivo, afectó las operaciones de Aerolíneas en todo el país y generó malestar entre los usuarios. Podría haber paro el fin de semana largo.
Más de 100 vuelos fueron reprogramados o directamente cancelados en Aeroparque como consecuencia de una protesta de cinco de los seis gremios aeronáuticos que afectó las operaciones en la terminal aérea en las primeras horas de la mañana. El conflicto amenaza con derivar en una huelga que podría afectar los vuelos durante el fin de semana largo.
Se trata del personal de APLA (pilotos); UALA (Austral); la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA), la Asociación Personal Aeronáutico (APA) y la Unión Personal de Seguridad Aeronáutico (UPSA), que realizó asambleas entre las 6 y las 10 en las que se discutió la propuesta del Ejecutivo, de un incremento salarial del 16 por ciento. Los sindicatos, vale recordarlo, reclaman un aumento de entre el 24 y el 26 por ciento.
Pasadas las 9 el presidente de Aerolíneas, Mario Dell’Acqua, informó que la empresa había decidido cancelar todos los vuelos programados hasta las 10 de la mañana.
Rubén Fernández, titular de UPSA, defendió la medida: “Hace dos meses estamos con una negociación salarial, nuestros salarios no se actualizan desde septiembre del año pasado, y la oferta que nos ofrecen es insuficiente”
La paritaria de los gremios aeronáuticos venció el pasado 30 de septiembre y el único sindicato que no participa de los reclamos es la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), que acordó solitariamente una nueva grilla salarial con las compañías.