EL MANDATARIO ESTUVO ACOMPAÑADO POR LA VICEPRESIDENTA GABRIELA MICHETTI; EL MINISTRO ALFONSO PRAT GAY; EL TITULAR DE LA CORTE, RICARDO LORENZETTI; Y FEDERICO PINEDO, ENTRE OTROS. TRAS LA CEREMONIA SE TRASLADÓ A OLIVOS DONDE OFRECERÁ UNA COMIDA PARA INVITADOS ESPECIALES, ENTRE ELLOS TODOS SUS FUNCIONARIOS.

 

El mandatario llegó acompañado por la vicepresidenta Gabriela Michetti; el ministro Alfonso Prat Gay; el titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti; y el senador nacional Federico Pinedo.

El oficio religioso en la Catedral Metropolitana estuvo a cargo del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli.

Asistieron, además, el titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorezetti; la vicepresidenta Gabriela Michetti; el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y otras autoridades civiles y militares, así como representantes del cuerpo diplomático extranjero acreditado ante nuestro país.

Previo al Tedeum,  Macri aseguró que el país va “por el camino correcto” y que “hay una energía positiva con las inversiones que están llegando”, e hizo referencia al dinero que será destinado “al pago de los juicios que tienen los jubilados”.

“Queremos terminar con este flagelo de los jubilados que inician juicios, pagar juicios pendientes y para eso vamos a pedirle una ayuda a los que tienen, es hora de que vengan, blanqueen y paguen el costo de no haber declarado antes y eso nos va a ayudar”, dijo el mandatario en un reportaje que concedió a Radio Nacional, previo al Tedeum.

“La rueda se empezó a mover, el mundo nos ha abierto la mano, el mundo quiere y confía en nosotros. Hemos apostado a que merecemos vivir mejor y estamos para más, y siento que esta energía positiva que hay en el país, esta esperanza, está empezando a construir esa realidad en la que todos soñamos”, manifestó.

El mandatario afirmó que “esto se logra con pequeños pasos” y, tras afirmar que el gobierno los comenzó a dar, dijo estar “muy contento por cómo marchan las cosas”.

“Sé que han sido meses difíciles para muchos argentinos; comparto el dolor, las angustias, sincerar la economía ha sido muy duro pero nos dejaron una bomba a punto de estallar”, sostuvo el mandatario en la entrevista.

“Por eso hemos tomado tantas medidas en lo social que involucran a más de 10 millones de argentinos y son más de 30 millones de pesos”, consignó.

En ese marco, citó -entre otras disposiciones- “la tarifa social” con el fin de “llegar a todos, con mucho cuidado, para que podamos ir recorriendo este camino de sinceramiento en función de construir futuro”.

Además, reafirmó que el segundo semestre del año “va a ser mejor, la inflación va a bajar drásticamente” y ejemplificó con las inversiones anunciadas por la multinacional Unilever en la última semana.

“Esto pasa todos los días, la rueda se está empezando a mover, confíen en que vamos por el camino correcto, hemos tenido que hacer cosas que duelen, que me duelen en lo personal porque se lo que cuesta llegar a fin de mes, pero fue para el bien de todos los argentinos, acá hay que construir confianza, esa plantita que hay que regar y jamás voy a defraudar esa confianza que es buena para el conjunto”, insistió Macri en sus declaraciones a Radio Nacional.