Lanús había ganado 38 de los 48 puntos en juego durante las 16 fechas del torneo regular para liderar la Zona 2 y terminó imponiendo su superioridad en la final

 

Lanús se consagró campeón del torneo Transición 2016 de primera división del fútbol argentino al derrotar este domingo a San Lorenzo por 4-0, en una intensa final disputada en el estadio Monumental de Buenos Aires.

 

Oscar ‘Junior’ Benítez (18), el paraguayo Miguel Almirón a los 58 minutos, el goleador histórico José ‘Pepe’ Sand, a los 75 y Lautaro ‘Laucha’ Acosta (88) anotaron los goles que consagraron al equipo ‘Granate’, que consiguió así el segundo campeonato de su historia, tras el título de Apertura-2007. Ante unas 50,000 personas, las hinchadas de los dos equipos colmaron el estadio neutral, con el césped humedecido por la lluvia que solo dejó de caer avanzado el partido, el ‘Ciclón’ no pudo con el mejor del torneo.

Lanús había ganado 38 de los 48 puntos en juego durante las 16 fechas del torneo regular para liderar la Zona 2 y terminó imponiendo su superioridad en la final que lo enfrentó a San Lorenzo, que sumó 34 unidades para quedarse con la Zona 1.

Lanús, el pequeño gigante

Lanús, un club de la periferia sur de Buenos Aires, obtuvo al fin su segundo título como campeón del fútbol argentino, que lo confirmó como el mejor del torneo después de varios años de ser protagonista y terminar con las manos vacías.

Fundado el 3 de enero de 1915, el Club Atlético Lanús nació de la fusión entre las entidades El Progreso y Lanús United, para competir en la segunda división de la Liga de fútbol. Desde aquella época comenzó a utilizar su característica camiseta de tonalidad granate, del que surge su apodo, basada en un juego de casacas del Torino italiano de color similar.

Reconocido como uno de los fundadores de la era profesional en Argentina, Lanús tuvo que someterse a una fusión forzada en 1934, cuando la Asociación de Fútbol, para reducir equipos, decidió unir al granate con el vecino Talleres de Remedios de Escalada, un emparejamiento efímero que sólo duró una temporada.

Descendió a segunda en 1949, al ser perjudicado en un desempate frente a Huracán para definir la pérdida de categoría. Regresó a Primera de inmediato, y en los años 50 alcanzó su primer subcampeonato, con un mediocampo de talentos compuesto por Nicolás Daponte, Héctor Guidi y José Nazionale.

Los tiempos de bonanza alternaron con algunas caídas a segunda y a mediados de los 70 Lanús volvió a destacarse con un fútbol de calidad y juego ofensivo, en el que descollaban Manolo Silva y Bernardo Acosta, bautizados como ‘los albañiles’ por su forma de construir ‘paredes’ (pases entre uno y otro), aunque no le alcanzó para consagrarse en primera.

La década de 1970 trajo campañas irregulares o malas, y en 1977 llegó otro descenso con una caída por penales frente a Platense, para retroceder al año siguiente a la Primera C (tercera categoría) por primera vez en su historia, en medio de una grave crisis, con un club casi sin socios y una deuda millonaria.

Lanús tardó un par de años en recuperarse y en 1981 regresó a la Primera B (segunda). En 1993, tras un destierro de 13 temporadas y al al mando del DT Miguel Ángel Russo, consiguió volver a la máxima categoría.

En 1994 se dio el gusto de clasificarse por primera vez para un certamen internacional, en ese caso la Copa Conmebol, con una formación en la que alternaban jugadores de buen manejo de la pelota, como Ariel ‘Cañito’ Ibagaza y Hugo Morales, conducidos por el DT Héctor Cúper. Con ellos, el club se metió entre los protagonistas en cada campeonato.

El primer gran logro llegó en 1996, cuando Lanús obtuvo la Copa Conmebol al derrotar en la serie final a Independiente Santa Fe de Colombia. Buscó retener la corona, pero al año siguiente perdió frente al brasileño Atlético Mineiro, en una definición manchada por los graves incidentes que se produjeron en el sur bonaerense.

Pero las salidas por transferencias de sus figuras minaron el poderío del ‘Granate’, que vio en 2002 peligrar su permanencia, aunque evitó otra caída al superar en la repesca a Huracán de Tres Arroyos.

Con Ramón Cabrero como entrenador, Lanús fue subcampeón de Boca en el Clausura-2006, y al año siguiente llegaría el primer título en el fútbol local, con un empate 1-1 frente a Boca en La Bombonera.

Desde entonces, casi siempre se mantuvo entre los puestos de privilegio, pese a los cambios de entrenadores y el recambio de jugadores. Con la llegada del DT Guillermo Barros Schelotto, secundado por su mellizo Gustavo, Lanús estuvo cerca de ganar el Torneo Final-2013, pero el Newell’s de Gerardo Martino lo superó en la arremetida final.

En 2013 alcanzó su máximo logro internacional al coronarse en la Copa Sudamericana, de la mano de Barros Schelotto. Pero ‘el mellizo’ decidió dar por finalizado su ciclo a finales de 2015, y Lanús confió en Jorge Almirón, un DT de bajo perfil que tomó buena parte la base formada por su antecesor. Almirón potenció a un plantel de excelente manejo del balón y con voracidad ofensiva, que ganó su zona con amplísimo margen antes de consagrarse nuevamente como el mejor del fútbol gaucho.