El puesto estaba tomado por los controladores nucleados en ATE-ANAC. Además, el magistrado resolvió la reprogramación de todos los vuelos afectados

 

 

 

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) intervino en el conflicto gremial que provocó centenares de vuelos cancelados y permitió poner en funcionamiento la torre de control del Aeroparque Jorge Newbery.

El juez federal Julián Ercolini, quien siguió el procedimiento, contó que había cinco trabajadores atrincherados en el establecimiento y que los uniformados ingresaron sin tener que recurrir a la fuerza y forzar la cerradura.

Además, el magistrado aclaró en radio Mitre que la intervención tuvo lugar como medida de prevención para garantizar la seguridad del tráfico áereo y que no está referida al paro en sí mismo. En este sentido, señaló que tuvo la intención de evitar el “riesgo altísimo” que representa para la seguridad aeroportuaria que la torre estuviera tomada por un grupo.

“Ya tomaron el control los controladores del turno de las 8 de la mañana, ahora se iba a restaurar el servicio”, adelantó Ercolini.

 La PSA intercedió en medio de un recrudecimiento del conflicto entre las autoridades de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) y los controladores aéreos nucleados en ATE-ANAC, quienes reclaman que esta empresa los incorpore a su plantilla.
 

El panorama de esta mañana en los aeropuertos del país era de fastidio entre los usuarios, quienes protagonizaron escenas de tensión con el personal aeroportuario y debieron hacer extensas colas para obtener algún tipo de respuesta tras las demoras y cancelaciones de sus vuelos