La Camara Argentina del Acero informo que el impacto económico de la pandemia trajo
una enorme afectación en el sector siderúrgico local 

 

La producción de acero crudo correspondiente al mes de abril de 2020 fue de 107.100 toneladas,
un 74,5% menor respecto a la de abril de 2019 (420.900 toneladas) y un 62,6% menor a
la de marzo 2020 (286.200 toneladas). Los productos laminados No Planos en abril (19.400
toneladas) tuvieron una caída del 90,8% al compararlo contra abril 2019 (211.900 toneladas) y
fueron un 82,8% menor a las de marzo 2020 (112.600 toneladas).

A raíz del decreto presidencial de aislamiento preventivo y obligatorio, las plantas productoras de
acero de Argentina tuvieron diferentes comportamientos durante el mes de abril. Las plantas que
producen insumos para los sectores esenciales o que cuentan con procesos no interrumpibles se
mantuvieron operando con dotaciones o guardias mínimas, implementando diferentes
medidas para garantizar una producción mínima segura, brindando condiciones de
seguridad a los trabajadores, en el marco de la pandemia actual.

Por otra parte, un grupo grande de plantas, fundamentalmente productoras de aceros largos,
transcurrieron el mes de abril sin poder producir y limitando su escasa operación a
despachos de productos en stock para sectores autorizados a operar o para exportaciones
comprometidas.

Tal como se adelantó en el comunicado de marzo, el impacto económico de la pandemia trajo
una enorme afectación en el sector siderúrgico local debido a la falta de actividad de las industrias
clientes. En este sentido, el panorama general de los segmentos consumidores de acero
es inédito y profundiza la caída que ya venía evidenciándose por la retracción del mercado
argentino y por la crisis del mercado energético global. Los distintos sectores consumidores
de acero, que más impactan en la producción y despachos son construcción, automotriz,
línea blanca, envases, maquinaria agrícola, gas y petróleo. Por esta razón, y ante la
estrepitosa caída de actividad, la industria del acero ha logrado renovar acuerdos con su
representación gremial de suspensiones rotativas con el objetivo de preservar los niveles del
empleo actuales. Estos acuerdos están en sintonía con los acuerdos marco que la industria
argentina y el Gobierno han consensuado para esta situación de crisis inédita. Las suspensiones
rotativas garantizan un porcentaje acordado de la remuneración, para aquellos días en que el
trabajador se encuentre suspendido, pudiendo tener su remuneración completa los días que el
trabajador desempeñe su actividad habitual.

A pesar de la habilitación de algunas actividades productivas de sectores clientes en diferentes
provincias y de contar con pedidos de suministro de productos de acero, las plantas
productoras de acero, ya sin stock disponible, y aun contando con protocolos sanitarios,
se han visto impedidas de retomar producción producto de diferentes obstáculos.

Las perspectivas para los próximos meses están vinculadas a la evolución de las autorizaciones
para volver a producir en un marco de riguroso cumplimiento y adaptación de los protocolos
sanitarios en concordancia con la evolución sanitaria y de la reactivación de los sectores clientes.
La industria del acero continúa apostando al país y sus potenciales exportaciones, y se
encuentra en condiciones de abastecer plenamente a los sectores demandantes, en la medida
que vayan retomando actividad sus industrias clientes.


Plan de asistencia y fortalecimiento de estructuras sanitarias en comunidades


Desde la declaración de la pandemia, las empresas productoras de acero han dispuesto fondos
extraordinarios de más de $250 millones para reforzar su presencia en las comunidades
industriales, fortalecer los sistemas sanitarios locales y mejorar la infraestructura hospitalaria
existente, articulando esfuerzos con municipios y autoridades. De esta forma, la ayuda se
materializa mediante el suministro de insumos, tanto para centros de aislamiento como
hospitales, que han recibido más de 280.000 elementos de bioseguridad para médicos, pistolas
para medición de temperatura y equipamientos como respiradores para terapias intensivas
e intermedias. En muchos casos, la siderurgia ha puesto a disposición instalaciones de hoteles
privados para su utilización para contagiados leve, y está brindando apoyo al Hospital Solidario
COVID del Hospital y Universidad Austral, incluyendo obras de ingeniería e infraestructura para
atender pacientes críticos, sin cobertura médica, derivados del sector de salud pública. Además
por iniciativa de trabajadores, se adaptaron líneas productivas para fabricar 30.000 mascarillas
de protección personal para los trabajadores, entidades de la comunidad, y vecinos.
Complementariamente, se articulan esfuerzos con ONGs e iniciativas colaborativas reconocidas
por su conocimiento del campo – como #SeamosUno y Banco de Alimentos-, para poder canalizar
más de 45.000 raciones de alimentos en el conurbano bonaerense, en Rosario y Gran
Rosario.
Asimismo, la industria del acero está contribuyendo y abasteciendo productos para el desarrollo
de módulos de emergencia para hospitales y espacios de alta vulnerabilidad social,
trabajando en conjunto con su cadena de valor, proveyendo perfilería y otros insumos para la
construcción de estos espacios en diferentes comunas, tanto de la provincia de Buenos Aires como
en el resto del país.


Reintegros y Retenciones


Es importante remarcar que, dentro de la escasa actividad local y aun con la crisis energética
global, las empresas productoras de acero tienen la posibilidad de exportar productos
generando divisas para el país. Para lograr esto, es necesario rever la situación actual
de no devolución de reintegros industriales y la imposición de retenciones a las
exportaciones industriales que imposibilita llegar a los mercados con una oferta competitiva.


Como se ha manifestado en muchas oportunidades, el mercado mundial del acero cuenta con una
sobrecapacidad del orden del 40% del consumo actual. Esta situación motiva una intensa
competencia por acceder a los mercados demandantes, a los que solo es posible acceder
con ofertas realmente competitivas, similares a las que tienen países de la región.


La industria del acero cuenta con estudios económicos realizados que muestran que, eliminando
las retenciones a las exportaciones y restituyendo los reintegros, Argentina podría lograr
ingreso de divisas derivada de mayor nivel de exportaciones, con impacto fiscal neutro.


Esto posibilitaría que las plantas productoras operen también con un mayor índice de ocupación
mejorando su productividad, con el consiguiente impacto positiva en la actividad económica.


  • ACERO CRUDO
    La producción de acero crudo en el mes de abril de 2020 fue de 107.100 toneladas, resultando
    62.6% inferior respecto de los valores de marzo de 2020 (286.200 toneladas) y 74.5% menor
    respecto a la de abril de 2019 (420.900 toneladas).

  • HIERRO PRIMARIO
    La producción de hierro primario en abril de 2020 fue 148.000 de toneladas, resultando 36.8%
    inferior a la de marzo de 2020 (234.200 toneladas) y 53.6% menor a la de abril del 2019 (318.900
    toneladas).

  • LAMINADOS TERMINADOS EN CALIENTE
    La producción total de laminados terminados en caliente en abril de 2020 fue de 109.100
    toneladas 58.6% inferior a la de marzo de 2020 (263.800 toneladas) y 72.8% menor a la de
    abril del 2019 (401.400 toneladas).
  • PLANOS LAMINADOS EN FRIO
    La producción de planos laminados en frío de abril de 2020 fue de 36.700 toneladas, resultando
    un 35.2% inferior a la de marzo de 2020 (56.700 toneladas) y 63.7% menor a la de abril del
    2019 (101.100 toneladas).

El material puede ser reproducido citando la fuente.