Segùn la nota publicada en Clarìn en su formato digital, la ex Intendenta de Campana Stella Maris Giroldi,estarìa involucrada en el negocio de las obras pùblicas.

 

 

El caso fue conocido a partir del hallazgo de millones de dolares enterrados en un convento de monjas de General Rodriguez, y por el momento hay un solo detenido, se trata de Josè Lopez,mano derecha de Julio De Vido.

El periodista y autor de la nota “Salvesè quien pueda” afirma que varios Intendentes de la zona están involucrados,la ex Jefa comunal junto con Sandro Guzman (ex Intendente de Escobar) habrìan sido una parte decisiva del grupo operativo que llevò a cabo este delito.

Relata Julio Blanck en su columna:

Entre los funcionarios que trabajaban junto a López en la provechosa negociación de obras públicas con los intendentes bonaerenses señalan entre otros a Nicolás Glinatsis, un hombre de De Vido que revistaba en el organismo que controla las concesiones viales (Occovi) y que fue despedido con la llegada del gobierno de Macri. Se fue con un mensaje en las redes diciendo “tanto es el miedo que nos tienen que necesitan tenernos lejos (…) Abrazo peronista. El griego”.

También nombran a Luis Vitulio, viejo compañero de estudios de Baratta, que manejó programas importantes durante el kirchnerismo vinculados a la Televisión Digital (TDA) y que por un par de meses, en la reciente transición, fue director de administración del sistema de medios públicos hasta que el ministro Hernán Lombardi lo dio de baja.

El anterior intendente de General Rodríguez, Juan Pablo Anghileri, habría sido parte decisiva de este grupo operativo, articulándose con los entonces jefes municipales kirchneristas Sandro Guzmán (Escobar) y Stella Giroldi (Campana).