El gobernador advirtió que en caso de que la situación de contagios se agrave podrían tomarse medidas de mayor restricción.

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, mantuvo una reunión con intendentes bonaerenses en Mar Chiquita para analizar la situación epidemiológica y la aplicación de las nuevas medidas dispuestas para frenar los contagios de coronavirus.

 

En conferencia de prensa, Kicillof afirmó que “en su gran mayoría se están cumpliendo los protocolos” en la costa atlántica, especialmente en el sector privado, que sabe que una suba en los casos y la ocupación de camas “sería la sentencia de muerte de la temporada”.

 

“En su gran mayoría se están cumpliendo los protocolos, especialmente por el sector privado, que no quiere que suban los casos, porque eso sería la sentencia de muerte de la temporada”, resaltó Kicillof.

 

Asimismo, el gobernador advirtió que en caso de que la situación de contagios se agrave podrían tomarse medidas de mayor restricción.

 

El mandatario encabezó el encuentro con los jefes comunales de los municipios turísticos en el que analizarán la cantidad de casos de coronavirus, la ocupación de camas en cada distrito y el modo en que se están aplicando las restricciones dispuestas el último fin de semana.

 

En declaraciones radiales, el gobernador dijo esta mañana que prefiere ser tomado por “antipático” que por “irresponsable”, al referirse a las nuevas medidas dispuestas en territorio bonaerense para evitar la propagación del coronavirus.

 

En ese marco, remarcó que “la provincia resolvió una suspensión de actividades de 1 a 6 de la mañana y una elevación de multas por no uso de tapabocas y para fiestas clandestinas”.

 

Advirtió que “se habían relajado mucho los cuidados” y analizó que “es muy peligroso el aumento de contagios”.

 

La reunión de este martes analizó las primeras 48 horas de las restricciones nocturnas. Además de Yeza y Montenegro asistirán los jefes comunales Gustavo Barrera (Villa Gesell); Cristian Cardozo (Partido de la Costa); Sebastián Ianantuony (Miramar) y Jorge Paredi (Mar Chiquita).

 

Cabe remarcar que en la provincia de Buenos Aires el gobierno aplicó el toque sanitario que está vigente en 118 municipios que se encuentran en fase 3 y 4, incluidos los de la Costa Atlántica. Esas medidas restrictivas alcanzan a toda actividad comercial, artística, deportiva, cultural, social y recreativa entre la una y las seis de la mañana.

 

El coordinador de gabinete de General Pueyrredón, Alejandro Rabinovich, aseguró que en Mar del Plata el problema no pasa por “el funcionamiento de los comercios” sino por “la clandestinidad”. Por su parte, Yeza dijo que en Pinamar estaban en una situación epidemiológica “más o menos manejable hasta que empezaron las nuevas restricciones y se fue haciendo más complejo”.

 

El jefe comunal de Pinamar comentó que el sábado último “se armó la fiesta más grande en el espacio público y de día” y que para la policía representa “una relación muy asimétrica” porque en el lugar había entre 3.000 y 3.500 personas. Estas opiniones fueron vertidas en la reunión anterior con el gobernador y se planea que se tengan en cuenta en el próximo encuentro.

 

 

 

 

Por su parte el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, expresó “tan apurado está el macrismo para hacer campaña electoral y criticar al gobierno que el intendente habla del efecto de las medidas antes de que estén en vigencia”. “La restricción horaria rige desde las 0 horas de hoy (por este lunes), antes de la entrevista. Confundir no sirve, Martin Yeza”, agregó el funcionario.

 

Luego, el jefe comunal Martín Yeza le respondió a Gollan por la misma red social. “Como intendente trato de dar certeza y certidumbre y nunca confundir a los pinamarenses, así que lo tomo como una chicana. No hablé del efecto de las medidas sino de la complejidad operativa que viene dada con estos controles”, escribió el intendente.