Fueron organizados por la Red Integral de Asistencia del Municipio con el objetivo de sensibilizar y desnaturalizar la violencia.

Vecinas que integran al programa “Ellas hacen” participaron de talleres de sensibilización en violencia de género en el barrio Las Praderas.

La actividad constó de cuatro talleres organizados por la Red Integral de Asistencia (RIA) perteneciente al Área de Género de la Dirección de Derechos Humanos del Municipio.

Los encuentros tuvieron como principal objetivo sensibilizar y desnaturalizar la violencia de género en las mujeres.

En esta oportunidad, participaron integrantes del programa nacional “Ellas hacen”, destinado a mujeres que atraviesan una situación de vulnerabilidad. El plan promueve la finalización de sus estudios y la formación en oficios como también numerosas capacitaciones sobre temáticas diversas.

A lo largo de las jornadas, el equipo de la Red integral de Asistencia abordó la temática para empoderarlas y formarlas para desempeñarse como referentes barriales.

Los ejes de trabajo se centraron en cómo se naturaliza la violencia de género, la problemática de violencia familiar y cómo se sostienen las diferencias y el poder del hombre sobre la mujer.

“Nos llena de orgullo y emoción que se animen a plasmar sus vivencias y sentimientos, valoramos la importancia de romper con el silencio y expresarse con libertad”, comentó la jefa de Gabinete, Mariela Schvartz, quien también destacó la importancia de sostener este tipo de talleres.

Las participantes de los mismos se mostraron muy interesadas y participativas. Al finalizar el taller concluyeron que es muy difícil poder desnaturalizar la violencia de género, por miedo, por vergüenza o por temor a las represalias, pero que se puede salir adelante, tomando cada una sus propias decisiones sobre la vida que quieren tener.

“El miedo paraliza, produce aislamiento y conlleva un avasallamiento sobre la persona. Por eso, son tan importantes estos dispositivos grupales, donde las mujeres puedan expresarse entre pares, concientizar la problemática y lograr un efecto sinérgico que produce empoderamiento”, concluyó la directora de Derechos Humanos, Verónica Lamas.