Los vecinos cuestionaron la medida ya que impediría que personas en situación de calle puedan dormir refugiados allí. “La iglesia le sigue cerrando más puertas a los pobres”, fue uno de los comentarios en las redes. Otras personas apoyaron la situación, sosteniendo que será “más seguro” y protegerá al edificio.

Desde ayer, la emblemática Catedral Santa Florentina, cuenta con rejas en sus dos accesos.
La medida de seguridad fue duramente cuestionada por vecinos de Campana ya que varias personas en situación de calle se refugiaban por la noche en la parte superior de la Catedral y,ahora, estarían completamente imposibilitados de hacerlo.
Mientras unos pocos defienden la situación sosteniendo que se busca “proteger el edificio y brindar mayor seguridad”, en la mayoría de los comentarios hubo indignación y hasta una dura acusación contra la comunidad cristiana que asiste semanalmente allí para participar de la misa, “La iglesia le sigue cerrando más puertas a los pobres, seguramente el que tuvo esta idea jamás pasó hambre” manifestó una usuaria de Facebook.