Concejales del Frente de Todos-PJ se refirieron a los cierres de accesos al casco céntrico, y pidieron al Intendente revea varios de los bloqueos. Además, objetaron que el municipio “autorice únicamente a quienes viven en countrys o barrios cerrados a tener salidas recreativas”. “El esfuerzo que están haciendo los vecinos debe ser parejo, sin beneficios especiales” señalaron.

 

El oficialismo, con el acompañamiento del vecinalismo, logró la aprobación de un proyecto del Departamento Ejecutivo que convalida la limitación de los accesos al centro de la Ciudad. Al respecto, Concejales del Frente de Todos-PJ aseguraron que dicha medida de limitación, junto a las acciones de control y fiscalización sanitaria, “deben darse principalmente en los accesos al Partido, y no dentro de la Ciudad”.

En este sentido, el Concejal Oscar Trujillo explicó que “resulta inentendible el cierre de algunos accesos, como por ejemplo, el del Arco. Este bloqueo del casco céntrico, deja fuera de la protección a decenas de miles de campanenses, que también son habitantes de esta ciudad, no vecinos de segunda, que necesitan algún tipo de respuesta”.

También cuestionó la decisión del Municipio de habilitar un régimen de “permisos especiales” que pueden solicitar quienes viven en barrios cerrados o countrys, para realizar caminatas o actividades físicas en sus respectivos centros habitacionales. “Es una medida que no comprendemos. Y que vuelve a priorizar algunos ciudadanos por sobre otros. El esfuerzo que están haciendo los vecinos debe ser parejo, sin beneficios especiales. Entendemos que algunos funcionarios municipales viven en estos barrios cerrados y deben querer corresponder a sus vecinos cercanos. Cada uno de nosotros debe dar el mejor ejemplo y resaltar que la mejor forma de cuidarnos, es quedándonos en casa. Indistintamente si la misma tiene seguridad privada o queda en una calle de tierra”.

Por su parte, el Concejal Rubén Romano consideró “erróneas” estas medidas, e insistió con la necesidad de conformar un Comité de Crisis. “Son medidas que resultaría interesantes analizarlas en espacios plurales y participativos, como el Comité de Crisis integrado por instituciones y especialistas, junto al Municipio. Otros Distritos cuentan con este tipo de propuestas, las cuales permiten tener una mirada más abarcativa y amplia respecto a decisiones que hoy toma una sola persona, pero que afecta a miles”.

Y concluyó solicitando “que la vigilancia y el cuidado epidemiológico sea para todos. Muchos vecinos nos dicen que en los barrios pasa de todo, que gente no respeta ni horarios ni distanciamiento. Que no cuentan con posibilidades de venir al centro a recibir atención médica, realizar un reclamo o solicitar ayuda, y mucho peor, cuando logran venir no tienen quien los atienda porque con la excusa de la pandemia se han cerrado las puertas de las dependencias municipales. Entonces, para el Municipio los vecinos de los barrios no son iguales a los del centro, y además de sentirse marginados, también son desoídos” finalizó Romano.