Concejales del Frente de Todos-PJ analizan el proyecto impulsado por el Departamento Ejecutivo para modificar la Ordenanza Fiscal e Impositiva, donde prevén “una suba de entre el 25 y el 30% para la tasa de barrido y limpieza, entre otros aumentos que afectarán nuevamente al comercio y a las Pymes”. Y anticiparon: “con estas medidas, seguirá cayendo la recaudación municipal porque cada vez menos gente podrá pagar”.

 

Tras la presentación del proyecto de modificación de la Ordenanza Fiscal e Impositiva por parte del Departamento Ejecutivo Municipal, Concejales del Frente de Todos-PJ analizan la propuesta que anticipan, representará “un fuerte aumento que los campanenses no podrán soportar”.

En este sentido, la Presidenta del bloque de Concejales, Sol Calle, dijo que junto a sus compañeros de bloque “estamos estudiando el impacto del aumento de tasas en los vecinos particulares, como también en la actividad comercial e industrial que ya vienen muy afectadas por la crisis devenida de la Pandemia. Creemos que aumentar las tasas en estos momentos es darle la espalda a la gente, es ir a contramano de los beneficios y las eximiciones propuestas por la Nación y la Provincia para los ciudadanos, y fundamentalmente desconocer la realidad de miles de vecinos que sufrirán el impacto”.

También el Concejal Oscar Trujillo explicó que los ajustes propuestos por el Municipio prevén “una suba de entre el 25 y el 30% para la tasa de barrido y limpieza, entre otros aumentos que afectarán nuevamente al comercio y a las Pymes. Una vez más, la única salida que propone el Intendente ante esta situación es volver a meter la mano en los bolsillos de los contribuyentes más chicos, en lugar de frenar la eximición impositiva a las grandes empresas. Y no creemos que más aumentos resuelvan nada en medio de la dura realidad que nos toca vivir, porque seguramente con estas medidas seguirá cayendo la recaudación municipal, porque cada vez menos gente podrá pagar” concluyó.

Para cerrar, los concejales coincidieron en señalar que “este fuerte aumento de las tasas municipales vuelve a ser muestra, como en todos estos años, de la voracidad recaudadora del Gobierno Municipal que será muy contraproducente, ya que lejos de resolver la problemática económica aumentará la morosidad cuando más vecinos no puedan cumplir con los pagos. Se deben encontrar otros caminos, y no siempre buscar soluciones en los bolsillos de los ciudadanos”.