Próximo a concluirse los trabajos, el intendente Abella estuvo en el lugar. Allí aseguró que “la ineficiencia de la anterior gestión hizo que esta obra deba realizarse dos veces”.

 

 

En la intersección de las calles Gismundi y Pedro Omar se llevan a cabo las últimas obras de reconstrucción de pluviales  correspondientes al barrio Dignidad.

 

 

Este lunes por la mañana, el intendente Sebastián Abella estuvo presente en el lugar supervisando las últimas tareas de excavación y colocación de tubos de fibrocemento.

 En diálogo con la prensa, el jefe comunal se mostró muy satisfecho por la culminación de las obras a la brevedad. Pero también tuvo duras críticas hacia la anterior gestión indicando que “su ineficiencia hizo que esta obra deba realizarse dos veces”.

 Según explicó Abella, al realizar las excavaciones para cambiar los tubos se hallaron tubos del diámetro correcto, pero que no cumplía con las condiciones necesarias de perdurabilidad dado que eran de plástico.

 La calidad inadecuada del material generó que el desagüe pluvial no funcione debidamente y que el líquido no drene de manera correcta produciendo anegamientos.

 “Esta falta de control de calidad de parte de la gestión anterior terminó generando un doble gasto. Hoy nuestra administración debe invertir más de $4 millones y así el vecino, con sus impuestos, vuelve a financiarla en vez de destinar el dinero en otro sector de la ciudad”, enfatizó.

Y, para finalizar, aseguró: “Esta será la obra definitiva. Estamos haciendo las cosas como corresponde”.