Ya se puso en marcha la obra que comprende la remodelación del antiguo inmueble ubicado en Belgrano y Dellepiane. “Esta era vieja esquina municipal que pudimos recuperar y donde generaremos una moderna dependencia para vecinos y empleados sin necesidad de pagar un alquiler”, enfatizó el intendente Abella.

El Municipio puso en marcha la obra de lo que será el nuevo Registro Civil de la ciudad, que brindará mayor comodidad a los vecinos a la hora de realizar sus trámites. 

 

La obra tiene un plazo de 180 días y comprende la remodelación y readecuación completa del antiguo edificio ubicado en Belgrano y Dellepiane, propiedad del Municipio, que estuvo abandonado durante muchos años.

 

Con fondos del Gobierno provincial y municipal, en las instalaciones se construirán dos oficinas de atención al público independientes, una sala de espera, otra de matrimonios, dos despachos privados, un archivo y baños públicos.

 

El intendente Sebastián Abella junto a la subdelegada del Registro Civil, Marina Casaretto, y la directora de Obras Públicas, Irene Hernández, recorrieron el lugar donde ya se están realizando los trabajos de demolición.

 

“Esta era una esquina municipal que había sido intrusada y que tras intensas gestiones y de buena manera, pudimos recuperar el inmueble para generar una moderna dependencia sin necesidad de pagar un alquiler”, enfatizó el jefe comunal.

 

Asimismo, mencionó que “a través de esta nueva dependencia, que será mas tecnológica y moderna, se podrá brindar un mayor servicio a los vecinos al momento de realizar un trámite.”

 

“Que el Registro Civil se modernice y tenga un espacio cómodo y confortable es fundamental tanto para los empleados como para los vecinos, ya que en los archivos figuran los nacimientos, casamientos y defunciones de todos los campanenses”, enfatizó Casaretto.

 

“Decidimos encarar este proyecto –continuó- porque consideramos que es una de las dependencias municipales más importantes y la actual sede quedó chica y obsoleta.”

 

Hernández, en tanto aclaró que se mantendrá la fachada del inmueble, pero se modificará la estructura interna que abarca 300 m2 cubiertos y 30 m2 semicubiertos. La funcionaria también adelantó que allí habrá un espacio libre para los recién casados.