El efectivo, quien fue salvajemente atropellado por delincuentes, se encontraba internado en el instituto Fitz Roy. 

 

Sergio Duarte, se desempeñaba como policía local y su caso conmocionó a la ciudad ya que durante un operativo cerrojo fue atropellado cruelmente a por delincuentes a bordo de una moto. 
 Permaneció internado más de un mes y finalmente tras superar varias intervenciones quirúrgicas de complejidad, recibió el alta. 
 Ahora deberá realizar trabajos de rehabilitación para recuperarse totalmente.