Previo al acto protocolar, en la catedral Santa Florentina se llevó a cabo el tradicional Tedeum del 25 de mayo, al que concurrió el jefe comunal y todo su equipo.

 

El intendente Sebastián Abella encabezó este miércoles los festejos por el 206° aniversario de la Revolución de Mayo.

Previo al acto protocolar, se izó la bandera nacional y en la catedral Santa Florentina se llevó a cabo el tradicional Tedeum del 25 de mayo, al que concurrió el jefe comunal acompañado por su esposa y concejal, Marina Casaretto, y todo su equipo de gobierno.

El Tedeum estuvo encabezado por el obispo de la Diócesis Zarate – Campana, monseñor Pedro Laxague, quien bregó por la paz y el bienestar de todos los vecinos de la ciudad.

Una vez finalizada la misa, las autoridades se dirigieron a la explanada del Palacio Municipal, donde aconteció el acto, del que participaron los secretarios del Ejecutivo, concejales, consejeros escolares, representantes eclesiásticos y de las distintas fuerzas de seguridad, así como también vecinos, alumnos, docentes y directivos de los distintos niveles de escuelas públicas y privadas de la ciudad.

 

El Intendente, junto a la secretaria de Gabinete, Mariela Schvartz, y el presidente del HCD, Sergio Roses, colocaron una ofrenda floral en la réplica de la Pirámide de Mayo. Luego, la inspectora distrital jefe, Silvia López, ofreció un emotivo discurso a los presentes donde recordó la importancia de la fecha.

Hacia el final, la interpretación de distintos bailes típicos de la época pusieron un toque de color a la mañana, y antes de retirarse el Intendente saludó a la Banda Municipal que este 25 de mayo también estaba de festejo: cumplía 72 años.