Los integrantes del Club llevaron una importante cantidad de alimentos no perecederos que fueron recolectados durante la primera convención de tatuajes que se realizó los días 28 y 29 de octubre.

El Club de motos Fugitivos entregó, este domingo, una importante donación al comedor “Caricias del Alma”, del barrio La Josefa.
Todos los alimentos no perecederos fueron recaudados durante la primera convención de tatuajes que se realizó los días 28 y 29 de octubre en la sede del club, ubicada en la esquina de las calles Gavazzi y Belgrano.
 Cabe destacar que Fugitivos, es el club de motos más antiguo de la ciudad, con 19 años de trayectoria, que lleva adelante distintas actividades con fines solidarios para la comunidad.