NOTICIAS

Columna religiosa: hoy “El amor a Dios, y al prójimo “

Read Time:2 Minute, 47 Second

120 Años Predicando el Mensaje de Dios en Campana”

Por: María Victoria Paredes

Y Jesús les dijo: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. (Mateo 22:37-39).

¿Estamos cumpliendo los cristianos con ambos mandamientos? ¿que son el fundamento de nuestra vida cristiana?

(1ra Juan 4:19-20) “Nosotros le amamos a Él (Dios), porque Él nos amó primero. Si alguno dice: yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?”

Tenemos diferentes características entre nuestros hermanos, pero el Señor nos llama a amar a todos nuestros hermanos en la fe, no solo a una parte de nuestra comunidad, estando unidos en un mismo espíritu.

Escrito está: “Busquen la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Asegúrense de que nadie quede fuera de la gracia de Dios; que ninguna raíz amargura brote y cause dificultades y corrompa a muchos” (Hebreos 12:14-15)

Tal vez consciente o inconscientemente pudimos haber ofendido a algún hermano, quizá no le saludamos, o con intencionalidad, dijimos o hicimos algo con el propósito de herirlo. En cualquiera de los casos debemos buscar vivir la Palabra de Dios, decidir amarlo, perdonar, o pedir perdón y/o disculpas, y hacer visible los frutos de arrepentimiento, de lo contrario comenzaremos el proceso de división del Reino.

(Mateo 6:12) “Perdónanos nuestras deudas como también nosotros perdonamos a nuestros deudores”. La falta de perdón y las ofensas tienen consecuencias: Emocionales, Cognitivas, Conductuales, Espirituales, etc.

Las ofendas no sanadas perjudican, envenenan a toda la comunidad, creando murallas altas y raíces de amargura profundas.

(Mateo 18:18) “De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo”.

Si no perdonamos dejamos atados a otros, pero también nosotros quedaremos atados.

“Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros” (Gálatas 5:25).

Dejemos al Espíritu Santo dirigir nuestras vidas, démosle lugar.

“Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado” (Gálatas 6:1).

“Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer” (Marcos 3:24-25).

El Espíritu Santo, el Espíritu de verdad, ilumine la oscuridad y aclare toda situación de divisiones y rivalidades, entonces habrá unidad.

(Juan 17:21) para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

¿Quieres ser un hijo de Dios, que quiere cumplir los dos principales mandamientos?

¡Búscalo a Jesús!, y/o contáctate con un cristiano y/o una iglesia que enseñe de Cristo y La Palabra de Dios. “La Biblia”. ¡No te arrepentirás! ​​María Victoria Paredes

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Rápido accionar del Municipio para responder a la caída de un árbol en la Nueva Costanera
Next post Javier Milei es el nuevo presidente de Argentina.