Piden que se tomen medidas similares a las del transporte público, con cabinas aisladas del ingreso de pasajeros. “Estamos expuestos a cientos de personas que trasladamos a diario, y aunque nos suministran alcohol y barbijos, al regresar a nuestras casas estamos exponiendo a nuestra familia”.

 

Son los conductores de vehículos de transporte de personal y empresas privadas de turismo que se encuentran abocados a la tareas exceptuadas en el DNU, y como marca el decreto presidencial, corresponde al dueño de cada empresa hacerse cargo de los vehículos y de la seguridad de sus empleados.
Varios choferes de esas empresas de campana y Zárate solicitan que se tomen medidas similares a las del transporte público, con cabinas aisladas del ingreso de pasajeros, como así también de reforzar la seguridad más allá de la implementación de barbijos y alcohol en gel que está establecido cómo primer medida preventiva.
“Diariamente transportamos a cientos de personas a la diferentes plantas industriales y nos exponemos al contacto directo del virus, y al llegar a nuestras casas esa exposición se vuelca a nuestra familia y a nuestros hijos, por esa razón solicitamos la utilización de un sistema que nos permita estar separado del ingreso de personal que trasladamos”.