Señaló el DT hockey del equipo femenino de Primera División del Campana Boat Club, durante uno de los entrenamientos de la semana. Las chicas van por el doble ascenso en el año oficial de la Asociación.

Después de una muy buena primera mitad de temporada, con un objetivo cumplido al 50%, porque quizás, dependiendo de los resultados, el otro 50% si se cumple puede determinar en un mismo calendario oficial de la AHBA, un doble ascenso, el hockey del CBC da que hablar.

Tal situación, y la previa de un partido importante ante Universitario y en La Plata, motivó el diálogo con Adrián Zottola, DT hockey del equipo femenino de Primera División del Campana Boat Club.

“Si, justamente, hemos tenido una muy buena primera parte porque de más de 50 equipos terminamos terceros en la Fase Regular, invictas. Y ahora, en la nueva fase, vamos bien. Siempre tuvimos un objetivo de mínima, que era intentar clasificar como lo logramos. Después el objetivo de media que era ascender de categoría, y eso las chicas lo saben y se lo hemos reconocido. Y el objetivo de máxima aparte de a ascender, en esta segunda posibilidad, salir campeón. Es muy difícil, porque de 12 equipos hay que salir primeros, pero están entrenando bien y estamos confiados, las chicas están motivadas”, manifestó Zottola.

¿Cuál es la virtud del equipo?

La virtud es que son muy jóvenes y tienen muchas ambiciones personales, quieren crecer. Se proponen las cosas y van para adelante. Entonces, de pronto se las convoca para entrenar algunos días que no están acostumbradas a venir y lo hacen igual. Entrenan muchas veces con los varones y se bancan la diferencia de ritmo o el roce físico. Y eso les suma muchísimo porque tienen que tomar decisiones en forma más rápida que cuando les pasa habitualmente al jugar con mujeres. Además, entrenan bien, lo actitudinal está siempre presente, en ese aspecto no hay que recalcar, y eso para un DT es bueno, porque la actitud se puede frenar, pero no adquirir. Al que no la tiene no se la podés inyectar, y los logros deportivos parten desde lo actitudinal.

¿Cómo medís o trabajás, la docencia, con la exigencia del resultado? Porque hablabas de la juventud y del ímpetu, y me parece lo relacionaste porque, creo, es más fácil enseñarle a una chica joven que a una más grande que ya tiene ciertas mañas. ¿Cómo se conjuga la docencia con la obligación del resultado?

Porque para mí un equipo lo que primero debe lograr es una identidad. Cuando el equipo se identifica con lo que vos le querés transmitir automáticamente aprende. Y si además de eso, el resultado se da, el jugador empieza a confiar, cree, se suelta, aprende, se divierte, le gusta lo que hace, y además se consustancia como equipo. Entonces, en este equipo, es lógico que todavía les pueda faltar, porque no es un equipo que está totalmente equilibrado, porque hay muchas chicas jóvenes. De hecho, la más madura me tira el promedio para abajo, porque es de 21 años el promedio. Tenemos de 18, 19, 20, 22 años, y la arquera que tiene más. Pero ellas están ávidas de aprender, vienen de procesos donde sentían, quizás, que no les podían sacar el máximo rendimiento. Y yo soy muy exigente. Pero, ellas también ven que la exigencia se sustancia en una idea. No es ser exigente por serlo, sino que la idea se transmitió, ellas tienen su propia identidad, saben a lo que juegan.