Compartió una agradable mañana con los niños que participan de actividades recreativas y deportivas en el lugar. Se acercó a conocer la labor de la institución y ofrecer su colaboración.

El intendente Sebastián Abella compartió una divertida mañana con los niños del Oratorio María Auxiliadora del barrio Lubo.

Fue recibido por el padre Ariel Pérez que coordina el lugar y los voluntarios.

Un total 34 niños -de entre 4 y 10 años- los días lunes y miércoles asisten al lugar para compartir un desayuno como también actividades recreativas y deportivas.

El jefe comunal se sumó a una de ellas y jugó un partido de fútbol con los pequeños. Además, recorrió las instalaciones y conoció en detalle los proyectos de la institución como, por ejemplo, la construcción de un espacio para una futura biblioteca.

“Es muy interesante el trabajo de esta institución. Tanto el padre Pérez como todos los voluntarios realizan una gran labor disponiendo de su tiempo para estos chicos. Su gesto solidario es sumamente loable”, destacó el intendente Abella quien además ofreció colaboración con el desarrollo de diversas actividades.