El Intendente constató los avances de los trabajos correspondientes a la primera etapa de la obra que alcanzará a 23 cuadras y está próxima a finalizar.  

La primera etapa del Plan de Reasfaltado del barrio Lubo se encuentra en su etapa final y el intendente Sebastián Abella se acercó al lugar para supervisar los últimos trabajos que se extienden en la calle Cordeau, una arteria que estaba sumamente deteriorada.

“Estoy muy contento de observar cómo avanza esta obra que está próxima a culminar y permitirá a los vecinos transitar mejor por su barrio ya que el estado de algunas calles era realmente malo”, afirmó Abella, poniendo como ejemplo la calle Cordeau.

“Históricamente, era imposible transitarla. Pero tomamos la decisión de invertir fondos propios para que hoy la realidad sea otra”, dijo, al tiempo que adelantó que ya se está trabajando para avanzar con la segunda etapa del reasfalto en el barrio.

El secretario de Planeamiento, Obras y Medio Ambiente, Sergio Agostinelli, por su parte, explicó que esta obra incluyó un trabajo de ingeniería previo muy importante para garantizar la durabilidad de la obra.

“El barrio presentaba bastantes desniveles por lo que tuvimos que realizar un trabajo previo al reasfaltado para evitar que el agua quede sobre la calzada y escurra hacia los laterales colocando nuevos cruces de calles y cambiando pendientes”, especificó.

Y concluyó asegurando que “seguimos dando soluciones a la famosa deuda en infraestructura que heredamos con obras que no son maquillaje, sino que son profundas y responden toda la problemática”.