Con la cercanía que lo caracteriza, el Intendente se reunió con la joven Jennifer Romero tiempo después de un encuentro casual en las pistas de Turismo Carretera.

En uno de sus habituales encuentros con vecinos, el intendente Sebastián Abella recibió en su oficina a Jennifer Romero, una joven del barrio La Josefa apasionada del automovilismo al igual que él.

Hace un tiempo, Jennifer fue invitada por una amiga y su papá a una carrera de Turismo Carretera en San Nicolás, donde al visitar boxes se encontró con una sorpresa: el piloto del auto que tenía la inscripción de “Campana” era el Intendente de su ciudad, quien amablemente se fotografió junto a la joven y su vehículo.

Semanas más tarde, Abella la recibió en su oficina del Edificio del Parque Urbano y compartió con ella una grata charla “fierrera” en la que no faltaron las anécdotas, las preguntas y los recuerdos de distintos hechos históricos del automovilismo.

“Sentí que por un rato dejó de lado la política y que pudo compartir conmigo su pasión por el automovilismo. Fue muy lindo conocerlo desde ese lugar”, contó la joven tras el encuentro.

Además, aseguró que se siente muy conforme “con todo lo que hizo por Campana en solo tres años” y que “es muy bueno tener un Intendente cercano, que recibe a cada vecino informalmente y con buena onda”.

Jennifer terminó la visita con dos fotografías autografiadas en su poder, pero, sobre todo –como ella misma definió- “muy agradecida” y “con un muy lindo recuerdo”.