“Ha sido muy mezquino el gobierno provincial con los fondos que enviará a los municipios bonaerenses”, aseveró también el jefe comunal.

 

Luego de conocerse la cifra que le otorgará el gobernador Axel Kicillof a las ciudades bonaerenses, entre ellas $8 millones a Campana, el intendente Sebastián Abella la consideró como “muy mezquina”, ya que no se alcanza a cubrir ni el pago de sueldos de la masa municipal ($130 millones mensuales) ni la ampliación de recursos del Hospital San José.

En contacto con la prensa local, el jefe comunal hizo hincapié en que “la salud pública de la provincia de Buenos Aires la sostenemos entre todos los intendentes. Sin nosotros, el sistema sanitario se caería y no se podría controlar la pandemia”.

Y sumó: “Los municipios, en su gran mayoría, tenemos hospitales propios y no provinciales, los que debemos hacer que funcionen óptimamente, mucho más en este momento de emergencia sanitaria, que genera un gasto de recursos extraordinario que no estaba contemplado en el presupuesto”.

“Tras la baja de recaudación de las tasas de Seguridad e Higiene; Barrido y Limpieza y Coparticipación que tenemos, la duplicación del sistema de salud y mantener tanto los sueldos como la recolección de residuos, le hicimos una propuesta al gobernador, que nos ofreció algo muy lejano a lo solicitado”, sostuvo.

En este sentido, el jefe comunal indicó que la salud de los vecinos es una prioridad, pero a la vez se mostró muy preocupado por el futuro de las arcas municipales y llamó al gobierno provincial a reflexionar con la medida que tomó con las localidades bonaerenses que están afrontando esta situación con algunas dificultades.